Una de las "joyas de la corona" de La Perrachica. 
Las exquisitas carrilleras de cerdo ibérico traídas de Aracena (Huelva), con una calidad y sabor de matrícula de honor. 
Con una reducción de vino tinto y mucho, mucho cariño.